jueves, 16 de abril de 2020

Crónicas mundanas de la COVID-19 (D33)

Cada día que pasa adquiere un significado, que puede ser por la característica numérica, no me digáis que 33 no es un número redondo; o por las circunstancias que se asocian a los detalles.

Día 33 de confinamiento Covid-19

Los detalles son esenciales. Especialmente aquellos pequeñitos que hacen de nuestra convivencia un algo intangible que, sin llegar a formar parte integral de la misma, sin ser siquiera indispensable, le confiere una valor absoluto y hace que sin él no estuviera completa.

El pequeño detalle de bajar el volumen de la voz cuando se cruzan dos conversaciones (dentro de cualquiera de las múltiples plataformas tecnológicas que usamos) en el mismo espacio.

El pequeño detalle de mostrarnos totalmente disponibles para ir a hacer la compra, aunque estemos en mitad de un descubrimiento de valor mundial.

El pequeño detalle de preguntar, cada día, a las mismas personas y de la misma forma, si se encuentran bien.

El pequeño detalle de mirar por la ventana, por el balcón y observar que la mayoría de la gente cumple, como tú, con la imposición del aislamiento.

El pequeño detalle de saltar como un resorte cada vez que oyes pasar un vehículo y te preguntas a dónde irá y por qué.

El pequeño detalle de cagarte en todo el santoral cada vez que escuchas a ciertos imbéciles hablar con una propiedad de la que carecen de lo que es esto y de como ellos lo habrían arreglado si les dejasen.

El pequeño detalle que certifica que en el mundo hay una proporción de estúpidos superior a la que creías y que especialmente esta frecuencia está incrementada, de una forma desproporcionada, entre los dirigentes con más poder.

El pequeño detalle de mirar de reojo, a eso de las 11:00 de la mañana, el número de fallecidos y torcer el gesto porque no bajan como quisiéramos.

El pequeño detalle de salir a aplaudir todos los días, aunque creas que no es necesario porque ya lo haces de corazón.

El pequeño detalle de irte a dormir sabiendo que, por ahora, no va a ser fácil repartir abrazo y besos a desconocidos, que es lo que más queremos en estos momentos.

¿Cuál es tu pequeño detalle?



0 comentarios:

Publicar un comentario