domingo, 22 de marzo de 2020

Crónicas mundanas del COVID-19 (D8)

Melancolía. Según la RAE: "Tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente, nacida de causas físicas o morales, que hace que quien la padece no encuentre gusto ni diversión en nada"

Día 8 de confinamiento Covid-19


Me he pasado 20 minutos observando el sistema de autolimpieza de la cafetera ¡Qué precisión! Finalmente he decidido hacerme un café con la cafetera italiana de toda la vida. No por nada, es que tarda más y se me hace más gustosa la espera. Su simplicidad de funcionamiento me ha fascinado y he decidido seguir al pie de la letra las instrucciones de manipulación facilitadas por su inventor para que el café resultara exquisito. Es lo que tienen los pequeños detalles.

Leo a Javier Cercas en "El vientre de la ballena". Posiblemente esta novela melancólica en la que aparentemente no se aprende nada sea una manera de escrutar la complejidad de las relaciones humanas y los espejismos a los que nos enfrentamos en estos momentos.

Pero como no estoy dispuesto a dejar que esto pase he decidido acompañar a Kruijswijk, Landa y Contador en su mítica subida al Mortirolo en el Giro del 2015. Cuando me he unido a su grupeta, después de 5 km de calentamiento suave, aunque ya en plena rampa del 10%, este trio singular ya llevaba 3 horas pedaleando en sus bicis, varios puertos de primera, un par de ataques despiadados y algo más de 130 kilómetros. He de decir que he aguantado unos 500 metros a su ritmo y sólo he llegado a la cumbre 45 minutos después de que ellos lo hicieran. Toda una proeza. 

Al poner pie a tierra recibo la noticia de que el confinamiento va a alargarse 15 días más. ¡Este Giro va a ser el más duros de todos los que recuerdo! Y no ha hecho más que empezar. 

2 comentarios:

  1. Bueno, cuando acabe este Giro estarás en tal forma física, que podrás empezar a pensar en el TOUR ... hace tiempo que no hay ningún hispano brillando en la cima de París, este es el momento!! Muchos ánimos de tu bioHelen! :)

    ResponderEliminar
  2. Igual hoy los acompaño al Mont Ventoux.

    ResponderEliminar