martes, 17 de marzo de 2020

Crónicas mundanas del COVID-19 (D3)

Un día feo, desagradable, frío y lluvioso. No es feo por la lluvia, que se agradece, es que no hay ni un rayo de sol. Pareciera que la Naturaleza, consciente de la dificultad, ha decidido mostrarse benévola en cuanto a invitar a salir a la calle.

Día 3 de semi-confinamiento Covid-19


La imaginación y la creatividad no tiene límites. Peco y accedo a mundo virtual que me viene del exterior, me dejo llevar por una propuesta que mi mujer me presenta como interesante. Es un vídeo, de los miles que circulan, que ciertamente es un antiestresante interesante, lo resumo en la frase que dice el señor que aparece: "Con tanta vida social virtual hasta Netflix me echa de menos".

En mi entorno próximo se impone el uso de tecnologías digitales, parece que eso de la brecha es una entelequia. Internet resiste los envites y la sobresaturación, parece que en algo sí que hemos avanzado. Sin embargo la brecha no está en la tecnología sino en el uso y el conocimiento que tenemos de ella. Es curioso pero que creo que usamos lo digital como si fuera analógico.

¡Qué interesante acercamiento acerca de cómo estamos preparados para la transformación digital!

Descubrimos a pasos forzados elementos de trabajo en red que antes ni imaginábamos, bueno sí, pero no se usaban o no de la forma prevista porque no había consciencia de su potencia. Es tan impactante que no puedo dejar de incumplir lo que me he propuesto y me acerco al exterior.

Hoy he descubierto la resilencia, la fuerza y el tremendo valor que muestra una generación de personas mayores que han pasado calamidades. 96 años dan para toda una vida, o varias.


Etimológicamente crisis es separación. La crisis aparece en ese momento en el que la rutina deja de ser nuestra guía, haya que tomar decisiones, en este momento los caminos divergen. No tengo claro el camino a elegir.

0 comentarios:

Publicar un comentario