lunes, 16 de marzo de 2020

Crónicas mundanas del COVID-19 (D2)

Amanece plomizo y chispea. No es agradable empezar así el día. En el trayecto al trabajo todo está igual y nada es lo mismo.

Día 2 de semi-confinamiento Covid-19


Hay un punto de sobre excitación en nuestras actuaciones, creo que todavía no hemos interiorizado el estado de alerta. No es fácil tomar decisiones así, el margen de error se amplía considerablemente, forma parte de la fragilidad humana. Se impone ser humildes.

Las reuniones a distancia, cuando todo es impuesto, son contra natura. Queremos y no queremos. Somos conscientes de la dificultad pero cuesta. Se impone una nueva disciplina laboral y humana. Una vez aceptada queda adaptarse. Hay quien lo hace de inmediato, hay quien requiere algo más de ayuda. Aparece la solidaridad, y las urgencias por aprender a usar estas herramientas.

Tenemos más de diez mil peces nadando en nuestra instalación, esto es lo que tiene trabajar en el ámbito de la acuicultura. Muchos de ellos forman parte de ensayos que son esfuerzo de varios meses de trabajo, otros están preparados para empezar a la mayor brevedad posible. Análisis de contingencias. Reuniones rápidas y operativas, metros de distancia de por medio, nos ayudan a ordenarlo todo. Hay varias opciones y todas se valoran, la decisión queda aplazada en vista a los acontecimientos.

Yo trabajaré a partir de mañana desde casa. No tengo la sensación de ser un privilegiado, al contrario, al poder hacerlo me siento útil.

Seguimos con la gestión de la pequeña crisis doméstica, pero parece que la cosa mejora. 

0 comentarios:

Publicar un comentario