viernes, 27 de marzo de 2020

Crónicas mundanas del COVID-19 (D13)

"La primavera ha venido
nadie sabe cómo ha sido.
Ha despertado la rama
y el almendro ha florecido
y en el campo se escuchaba
el gri gri del grillo.
La primavera ha venido
nadie sabe cómo ha sido."

Gracias Machado. Hoy el sol nos saluda y acuna con el cariño de un niño chico.


Dia 13 de confinamiento Covid-19

Hemos dedicado una parte importante del día a trabajar con nuestros colegas peruanos. Teníamos pendiente la entrega de un estudio relacionado con la innovación en la acuicultura. Estaba prevista su entrega para el día 30. Los puñeteros retos a los que nos enfrentamos estos días nos hicieron ser pesimistas en un primer momento. Pero no, lo hemos logrado y ahí está el trabajo previsto acabado incluso antes de tiempo. ¡Qué equipazo!.

Vemos, y pasa alrededor del mundo, que no hay reunión que no empiece con un ¿Cómo te encuentras?, y como sabe a poco seguimos con ¿y la familia?, y como si todavía no fuera suficiente del todo ¿y el resto de la humanidad?. Me ahorro las preguntas de los allegados próximos, de los amigos, del vecindario, del pueblo, de la región, del país... No es que busquemos el positivo es que queremos ser positivos al ver que hay una cierta normalidad sanitaria entre nuestro entorno. Aunque hoy ese entorno se ha ampliado tanto como la extensión que ocupa esta pandemia. Tan necesitados como estamos de alguna buena noticia, nos consuela esta burbuja.

Esta tarde la he dedicado a leer a Nassim Taleb (@nntaleb). De moda estos días por sus comentarios. Me he centrado en sus ensayos en "Las mejores decisiones" respecto al análisis de los sucesos asociados a la crisis del 2008. En su análisis de los "cisnes negros", que él define como esos sucesos improbables e imprevisibles que tienen una enorme repercusión, hay mucho de actualidad. Casi, casi se podría transcribir parte de lo que dice y aplicarlo a la situación catastrófica a la que nos enfrentamos y lo resumo ¡no hemos aprendido nada!.

El lunes empiezo un curso de formación online ¡en qué me habré metido! Seguro que algo aprendo.

Por cierto, la buena noticia es que mi hermano ha recibido un vídeo de su nieto. Lo que hubiera dado por verle caer esa lagrimita emocionada.

0 comentarios:

Publicar un comentario