viernes, 19 de abril de 2019

Crónicas de un globero

Ilustración: Susón Aguilera beyond the Caro

El Mont Caro y yo no nos llevamos bien. Tenemos una relación de amor odio que transciende. Yo soy un globero, pero entiéndase soy un globero profesional que no un profesional globero. Esta distinción es muy importante ya que le da sentido a toda nuestra vida. Los que nos dedicamos con pasión al globerismo de forma profesional tenemos montañas míticas, puertos imposibles que coleccionamos con el afán único de poderlos domeñar un día, pero no de cualquier forma sino al puro estilo de los profesionales del ciclismo. Vivimos de la ilusión y de los fracasos acumulados, en el fondo, muy en el fondo, triunfos que no interiorizamos hasta pasado un tiempo que va desde el día siguiente a nunca.