Bienvenido a Historias Acuícolas

Empiezo a olvidar aquellas cosas que en un momento determinado constituyeron un hecho relevante en mi vida, mi memoria ya no es lo que era y no quisiera perder todo lo que se ha ido almacenando en mí en forma de recuerdos. No sé cuánto de lo que recuerdo es real o es ficticio, he olvidado si es una experiencia propia o inventada, si me pasó a mí o si me lo contaron, lo que sí que creo es que es importante.

viernes, 25 de noviembre de 2016

Los peces no se tiran pedos

Ilustración: The Milkman Susón Aguilera
En la puerta del Ayuntamiento la comisión de vecinos que lideraba el proyecto de adhesión a la Red de Municipios Ante el Cambio Climático, con el Alcalde a la cabeza, esperaba la llegada de la auditora danesa que debía certificar el cumplimiento de los requisitos para formar parte de la Red Europea de Municipios. Superar la auditoría medioambiental tenía como premio, además del acceso a un nivel superior de compromiso social, una considerable subvención económica. No es que fuera esto último lo más importante pero las ayudas nunca venían mal.
Astrid Henthe llevaba más de quince años dedicándose a certificar que los pueblos de la REM cumplían con las políticas de sostenibilidad encaminadas a gestionar adecuadamente actuaciones para reducir el impacto en el cambio climático. En este tiempo de análisis pormenorizado había sido capaz de desarrollar un sexto sentido que a ella le gustaba definir como ceodosociológico y que le permitía atisbar, con una finura de sabueso, los imperceptibles anacronismos ambientales que no se explican pero que están.

viernes, 11 de noviembre de 2016

50K sombras de acuicultura

Ilustración conmemorativa de las 50.000 visitas del maestro Susón Aguilera
Como la estela que deja una dorada que nada alrededor nuestro. Como la marca espectral de un rodaballo en el fondo. Como el burbujeo invisible de una almeja enterrada. Como la imperceptible vibración que emana de un besugo melancólico. Como la temerosa mirada de una lubina que apunta a un gato sigiloso. Como el tímido lenguado que suplica por tener vida privada. Como el insignificante rotífero que es fuente de vida oceánica. Como el tenue fulgurar estelar en una noche clara.

Débiles improntas que han impregnado nuestro placer por compartir historias de una verosimilitud imposible. Palabras escritas a modo de susurro provenientes del corazón de los colaboradores y miles de gritos de apoyo que emergen de las profundidades en las que nacen los sentimientos.

Falsa verdad adornada de una verdad falsa. Engañosa narración de lo canalla y absurda que es la vida. Suplicio placentero efecto de alucinaciones reales. Ligeras dentelladas de pasión acuícola. 

Gracias por nada. Porque la verdad es que lo que se dice participar poco, eh. Que parece que os importe tres pimientos el esfuerzo tan desmesurado que aquí mi colega y yo hacemos para que disfrutéis y aprendáis. 

Pero os lo perdonamos porque en el fondo 50.000 páginas vistas es el mayor regalo que nos podéis hacer. No podemos pagar por vuestra fidelidad pero sí agradecer al grupo de incondicionales que desde el primer momento nos alentó para continuar y que nos dijo que les hicimos aflorar una mueca, una sonrisa, una risa y hasta una risotada descontrolada. 

Gracias a: AcuiCiencia, Alberto García, Alejandro Güelfo, Alex Ramos, Amelia Conde, Ana Beltrán, Ana Pazos, Ana Riaza, Ana Roque, Anand Wilson, André Bravo, Ángel Escorial, Ángela Rodríguez, Anna Claret, Anna Masdeu, Anna Palli, Antoni Dalmau, Antonio Aguilera, Antonio Naranjo, Antonio Vélez, Antonio Villanueva, Aurora de Blas, Belén Fernández, Bety Zavala, Carlos Casanovas, Carlos Mon, Carlos San Miguel, Carlos Zarza, Carme Reverté, Carme Roig, Carol Allepuz, Carolina Realini, Cecilia Pedernera, Chris Rodgers, Concha Jambrina, Cristian Plaza, Cristina Escobar, Cristina Franco, Cristina Gil, David Vallès, Dolores Furones, Eduard Chifré, Elena Repollés, Elena Sanz, Eli Bonfill, Eliecer López, Eloïsa Rodríguez, Elvira Fatsini, Enric Gisbert, Enric Pedrós, Enrique Amaré, Enrique Haro, Esperanza Picó, Eva Jiménez, Eva Mª Gómez, Fernando Gutiérrez, Fernando Torrent, Flora Royo, Francesc Padrós, Francisco Alarcón, Gidon Minkoff, Gonzalo Rodríguez, Gustavo Larrazábal, Héctor Aguilera, Humberto López, Ignasi Gairín, Ignasi Gomez-Belinchon, Ignasi Papell, Inmaculada López, Jaime Orellana, Jaime R. Varas, Jaume Martí, Javier Bolaños, Javier Goitia, Javier Ojeda, Jesús Aguilera (The One), Joan del Sol, Joana Amaral, Joaquim Brufau, Joaquim Solana, Jordi Carreras, Jordi Riudavets, Jorge Saludes, José A. García, José L. Múñoz, José Luis Tejedor, José M. Vergara, Josep Cerdà, Juan Aguilera, Juan Aguilera Jr., Juan Cigarría, Juana Toro, Julio López, Kathrin Bacher, Kruno Bonacic, Laura Jiménez, Leire Arantzamendi, Lourdes Birbe, Lucas Arinero, Lucio Grascia, Luis Guerrero, Luis Lozano, Mª José Cortabitarte, Mª Ángeles Orús, Mª Dolores Cainzos, Mª Jesús Bellvís, Mª Teresa Galceràn, Maite Caballer, Manuel Carrillo, María Darias, María Font, María Gómez-Reino, María Rodríguez, María Sala, Mario Velasco, Marta Aguilera, Marta Marrero, Marta Perelló, Marta Reverté, Maruxa Álvarez, Massimo Caggiano, Mauro Vitale, Miguel Aguilera, Miguel Jover, Mireia Molins, Mónica Rius, Nacho de Blas, Nacho Jauralde, Nora Ibáñez, Óscar Benavent, Óscar Vallejo, Pau Virtudes, Pep Hurtado, Pere Estupinyà, Queralt Barnadas, Rafael de Salvador, Raúl Jiménez, Ricard Carbó, Robert Save, Roberto Yoshihara, Rodolfo Barrera, Romina Ventura, Rosa Cubel, Rosa Rochet, Rosa Vázquez, Roser Sala, Salva Jareño, Sandra Molas, Santiago Araño, Serena Pérez-Zubizarreta, Sergio Mas, Silvia López, Sofía Morais, Sol Solet, Sonia Monclus, Susanna Colomer, Teresa Hechavarría, Teresa López Conde, Tomás Fosch, Toni Zaragoza, Tony Broadhurst, Transtrucha, Verónica López Conde, Víctor Ajuria, Virgilio Royo, Xavier Marcet, Xisca Caldenteny, Yinet Parrado, Yolanda Moreno, Zohar Ibarra y a quienes sin querer olvidamos, casi siempre facebuquer@s.

Y para mi editora y correctora implacable, azote de herejías del lenguaje y la estructura disonante, Juana, te quiero.