Bienvenido a Historias Acuícolas

Empiezo a olvidar aquellas cosas que en un momento determinado constituyeron un hecho relevante en mi vida, mi memoria ya no es lo que era y no quisiera perder todo lo que se ha ido almacenando en mí en forma de recuerdos. No sé cuánto de lo que recuerdo es real o es ficticio, he olvidado si es una experiencia propia o inventada, si me pasó a mí o si me lo contaron, lo que sí que creo es que es importante.

jueves, 27 de noviembre de 2014

Que vienen los chinos

Ilustración: The Monster Susón Aguilera
Dicen los de la embajada de Madrid que está confirmado, que vendrán seis chinos con el agregado. Está previsto que lleguen el martes. Vienen de visitar a todas las empresas del norte y que traen mucha pasta. Que hablan poco inglés y que son muy cabezones
China había despertado. En apenas una decena de años se había puesto a la cabecera de los países productores mundiales de acuicultura y ahora querían más. China se les quedaba pequeña. ¿Una paradoja? No, la realidad.

martes, 11 de noviembre de 2014

Gossip

Ilustración: el MacNífico Susón Aguilera
“Gossip” (ˈgɒsɪp): Chismear, cotillear, chismorrear.
Tal vez en inglés tenga algunas otras definiciones especialmente relacionadas con el mundo del famoseo y la farándula. Pero lo dejaremos ahí. Por ahora.
Mi Mac Classic de 1990 era una auténtica maravilla. De líneas simples y blanco roto. Ligero y elegante. Daban ganas de quererlo. Se entiende que fuese el objeto seleccionado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York para representar la revolución que supuso Macintosh en el mundo de las formas de los aparatos con los que interactuamos a diario.
Su Motorola 68000 a 8 MHz ronroneaba como un gatito casero. El sistema operativo 6 hacía de todo. Era el perfecto multi-tarea. Algunas veces se encallaba un poco, es normal estaba empezando el MultiFinder y no es que tuviera mucha memoria virtual, pero desde luego tenía más que yo. Que la pantalla fuese de 9 pulgadas (23 cm) y monocroma con una resolución de 512 x 342 pixeles no hacía más que incrementar su encanto. Había intimidad.