Bienvenido a Historias Acuícolas

Empiezo a olvidar aquellas cosas que en un momento determinado constituyeron un hecho relevante en mi vida, mi memoria ya no es lo que era y no quisiera perder todo lo que se ha ido almacenando en mí en forma de recuerdos. No sé cuánto de lo que recuerdo es real o es ficticio, he olvidado si es una experiencia propia o inventada, si me pasó a mí o si me lo contaron, lo que sí que creo es que es importante.

domingo, 16 de febrero de 2014

Yo, de eso, no tengo

Ilustración: Susón Aguilera
Junio de 1995 fue especialmente cálido y tormentoso. En la segunda mitad del mes estuvo lloviendo diez días seguidos de forma generalizada en casi toda la península. Fueron lluvias densas, copiosas, de las que saturan la tierra, de las que auguran buenas cosechas. La temperatura media siempre fue superior a los 22ºC, con picos que pasaron de los 33ºC e hizo mucho viento.

Sobre todo en el sur de Portugal.

Nos llamaron muy preocupados. En los últimos dos días se estaban produciendo mortandades masivas de peces en los esteros de la instalación de nuestro amigo. Aunque había una considerable variedad de lotes y tamaños se daba la circunstancia que, principalmente, afectaban a los juveniles que varios meses antes, en mayo, les habíamos llevado. Era cierto que ya había pasado bastante tiempo desde la entrega de los peces, y que con casi total seguridad era muy poco probable que el problema estuviese en el origen, pero…

… siempre habíamos sido muy sensibles a este tipo de solicitudes.

martes, 11 de febrero de 2014

La levadura prodigiosa

Ilustración: Jesús Aguilera
Habíamos conseguido producir más de cinco millones de juveniles de rodaballo, pero, había un problema, todos eran albinos. Que los engordadores se empecinasen en que no servían era pura cabezonería, ¿qué era eso de que el mercado no los quería?  ¿Acaso había alguien que  hubiera visto tal cantidad de rodaballos producidos en un criadero? ¿Qué sabían en Barcelona o Madrid? Pura charlatanería. La verdad es que fuera de cuatro expertos del norte, muy pocos sabían a qué nos dedicábamos.

Sin embargo el Consejo de Administración no pensaba así y puesto que no era así como pensaba teníamos un problema: qué hacer con cinco millones de juveniles de rodaballo de un tamaño que iba desde los cinco hasta casi los doscientos gramos. Evidentemente era imposible pigmentarlos, a los que ya eran grandes, quiero decir, ni siquiera hoy en día lo hemos podido conseguir. Tampoco era una opción el utilizarlos como alimento para otras especies de peces o transformarlos en harinas para piensos de mascotas. Era demasiado el esfuerzo realizado y el valor que tenían, y no era lo más recomendable deshacerse de ellos sin más y empezar de nuevo, no había ninguna garantía que no volviese a suceder lo mismo.

domingo, 2 de febrero de 2014

Una cuestión de pelotas

Ilustración: Susón Aguilera
Zubizarreta, Ferrer, Koeman, Nadal, Bakero, Amor, Guardiola, Eusebio, Laudrup, Beguiristain y Stoichkov, el Dream Team de Cruyff en pleno apogeo en la temporada 92-93. Ganaron la liga con cincuenta y ocho puntos, a uno del Madrid, en la última jornada, la treinta y ocho, con un golazo de Stoichkov allá por el minuto diez a la Real Sociedad, pero sobre todo la ganaron por un Tenerife que arrodilló al Real Madrid en una dolorosísima repetición de lo que había sido el año anterior, cuánto dolor, cuánta decepción. Los cantos de “Tenerife, Tenerife” en el Camp Nou, creo que todavía se rememoran. Núñez lloraba a moco tendido.

Se disputó por primera vez la Liga de Campeones, dejando atrás la Copa de Europa, con un formato algo diferente al actual. El vigente campeón, el Barcelona, no pudo pasar de los octavos cayendo frente al CSKA de Moscú, equipo que representaba a Rusia, aunque curiosamente se había clasificado por ser campeón de la última liga de la URSS. Todo cambiaba muy rápido en Europa.