Bienvenido a Historias Acuícolas

Empiezo a olvidar aquellas cosas que en un momento determinado constituyeron un hecho relevante en mi vida, mi memoria ya no es lo que era y no quisiera perder todo lo que se ha ido almacenando en mí en forma de recuerdos. No sé cuánto de lo que recuerdo es real o es ficticio, he olvidado si es una experiencia propia o inventada, si me pasó a mí o si me lo contaron, lo que sí que creo es que es importante.

jueves, 9 de enero de 2014

Bienvenido a Historias Acuícolas

Empiezo a olvidar aquellas cosas que en un momento determinado constituyeron un hecho relevante en mi vida, mi memoria ya no es lo que era y no quisiera perder todo lo que se ha ido almacenando en mí en forma de recuerdos. No sé cuánto de lo que recuerdo es real o es ficticio, he olvidado si es una experiencia propia o inventada, si me pasó a mí o si me lo contaron, lo que sí que creo es que es importante. 

Personas y más personas, hechos, viajes, anécdotas, situaciones diversas y muchos mundos vistos en los más de 20 años que llevo vinculado a la práctica de la acuicultura. He hecho casi de todo, he estado en las trincheras "disparando a ciegas" y en los despachos "disparando con mira telescópica", lo he pasado mal y lo he pasado muy bien, he de decir que me acuerdo mucho más de esto último que de lo anterior, soy mal aprendiz de mis errores, pero soy y siempre he sido un buen alumno y me he empapado muchas veces, literal y simbólicamente, de todo el conocimiento que me ha venido a través del agua.

Me gustaría compartir recuerdos, recuperar amigos y enemigos, que también los hay y ha habido, emociones y pasiones, todas aquellas que los que nos dedicamos a esta profesión, la Acuicultura, no podemos evitar y buscamos con ahínco. Te invito a compartir.