Bienvenido a Historias Acuícolas

Empiezo a olvidar aquellas cosas que en un momento determinado constituyeron un hecho relevante en mi vida, mi memoria ya no es lo que era y no quisiera perder todo lo que se ha ido almacenando en mí en forma de recuerdos. No sé cuánto de lo que recuerdo es real o es ficticio, he olvidado si es una experiencia propia o inventada, si me pasó a mí o si me lo contaron, lo que sí que creo es que es importante.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Acuicultura desde dentro. Introducción

Empiezo a olvidar aquellas cosas que en un momento determinado constituyeron un hecho relevante en mi vida, mi memoria ya no es lo que era y no quisiera perder todo lo que se ha ido almacenando en mí en forma de recuerdos. Pero como he llegado a la conclusión de que tiene cierta importancia quiero compartirlo.
No sé cuánto de lo que recuerdo es real o es ficticio. He olvidado si es una experiencia propia o inventada. Apenas soy capaz de distinguir si me sucedió a mí o si me lo contaron. Dejo a voluntad de la persona que se enfrente a esta lectura la decisión al respecto. Sólo digo una cosa y es que la línea que determina dónde empieza la realidad y dónde acaba depende exclusivamente de cada quien.
Esta realidad ficticia es consecuencia de las personas que se cruzaron en mi camino, de los viajes y las anécdotas que se sucedieron, de la  diversidad de situaciones que se generaron y de los muchos mundos vistos en los más de veinticinco años que llevo vinculado a la práctica de la acuicultura.
Me gustaría compartir recuerdos, emociones y pasiones. Una pasión acuícola que no podemos evitar y buscamos con ahínco todas las personas que nos dedicamos a esta profesión, la Acuicultura.
Este viaje no lo hago solo. Me he hecho acompañar de un tipo de lujo y grandísimo dibujante, mi hermano Jesús. Un pedazo de ilustrador que ve la vida con una perspectiva diferente. Autodidacta y creativo. No tiene límites. Este libro es una aventura que celebramos de forma conjunta y en la que hemos puesto, sobre todo, mucho cariño.
Solicita tu ejemplar en toroagui1@gmail.com
P.V.P.: 12.50€ + gastos envío

Compra on line
http://www.ediciones-ende.com/home/290-historias-acuicolas.html


lunes, 20 de febrero de 2017

Nos sentimos observados

Los ojos que todo lo ven de Susón Aguilera

Se acerca el momento. Para quienes todavía duden de lo que se pueden encontrar en estas páginas llenas de locura canalla acuícola, os dejamos un ejemplo de lo que dicen nuestr@s seguidor@s incondicionales:

-Tenéis que leerlo... tenéis que seguirlo. Es divertido, simpático... y no deja de ser culturilla de algo muy desconocido por casi todos!!! (Mireia Molins)

-Hay días que dan como para escribir un libro... ¡Y vidas como para una novela! (Sonia Monclús)

-Gràcies per mantenir viva la memòria i present l’humor…T'animo a que segueixis... (Pep Hurtado)

-“...força interessants i divertides, ja que hi ha molt poca literatura "aqüícola" i en moltes de les històries et pots sentir identificat parcial o totalment com aqüicultors que som...” (Oscar Vallejo)

-¡Os seguiré bien de cerca! es super divertido y hay historias que identifico como parte de mi día a día jejeje. (Serena López)


-I did not know your skill in aquaculture narrative! I need some time to read all the tales, but they look nice! Congratulations! (Massimo Caggiano)

miércoles, 8 de febrero de 2017

Historias acuícolas "El libro"


Querid@s acuícolas.

Nuestro libro avanza. Ya estamos en la fase final de revisión y en breve lo enviaremos a imprenta. Es el momento de empezar a reservar un ejemplar. 

Tenemos preparada una sorpresa para l@s primer@s que nos confirmen la reserva (enviarnos un email a toroagui1@gmail.com) y os iremos informando.

¿Os vais a quedar sin un ejemplar?



domingo, 29 de enero de 2017

Cogitus interruptus

Ilustración: Ergo Susón Aguilera
La tensión se palpaba en el ambiente. Nos encontrábamos cerca del colapso físico y emocional. Los nervios nos llevaban a equivocarnos una vez sí y otra también. La confianza daba asco por lo baja que estaba. No teníamos salvación.

Si las plagas bíblicas tuvieran su referente en la acuicultura, seguro que nos encontrábamos inmersos en pleno despliegue de la mala baba de un dios enojado y furibundo, creador del cielo y la tierra, tal vez, pero que había decidido abandonar la mar y a todas sus criaturas. No podía explicarse de otra manera que estuviéramos sufriendo sistemáticamente tantas desgracias en tan poco tiempo.

viernes, 30 de diciembre de 2016

Las venéreas y los langostinos

Las venéreas y los langostinos

(Una colaboración de Luis Vinatea para Historias Acuícolas)
Ilustración: The shirmpman Susón Aguilera

Los langostinos de cultivo son acechados por gran cantidad de patógenos. Los hay microscópicos, como los virus y las bacterias; también los hay macroscópicos, como los ectoparásitos. Pero los endoparásitos, esos indeseables que viven dentro de los organismos, a pesar de ser relativamente grandes, la mayoría de los cristianos comunes y corrientes no seriamos capaces de distinguirlos a simple vista. A veces los langostinos emergen con una magnífica cabellera en el dorso del cefalotórax (la cabeza), que no es otra cosa que una infestación de protozoarios epicomensales, de esos que, cuando encuentran una superficie viva para alimentarse, adoptan la forma de un espectacular bosque tropical. Otras veces los langostinos se vuelven albinos, más blancos que la mismísima leche, fenómeno que ocurre cuando son acometidos por microsporídios, otro protozoario truhan. Y por hablar de protozoarios, no podíamos dejar de mencionar a la terrible gregarina, un parásito intestinal parecido a un gusano que infesta a los langostinos cuando estos todavía son bebés. La presencia de este parásito en la barriga del animalito sería lo mismo que una serpiente revoloteando por el intestino de un desdichado ser humano. Lo peor es que este parásito nunca está solo, casi siempre viene acompañado por decenas de compinches.