Bienvenido a Historias Acuícolas

Empiezo a olvidar aquellas cosas que en un momento determinado constituyeron un hecho relevante en mi vida, mi memoria ya no es lo que era y no quisiera perder todo lo que se ha ido almacenando en mí en forma de recuerdos. No sé cuánto de lo que recuerdo es real o es ficticio, he olvidado si es una experiencia propia o inventada, si me pasó a mí o si me lo contaron, lo que sí que creo es que es importante.

sábado, 3 de noviembre de 2018

Lo siento mucho, me he equivocado

Ilustración: The prick Susón Aguilera

Un grito atronador y gutural acompañado de profusión salival se deja sentir en la quietud de la sala de reuniones: ¡Serás cabrón!

Los que todavía no habían despertado del letargo brumoso, consecuencia de las más de dos horas largas que llevaban revisando los datos del semestre, lo hicieron de golpe. Todas las miradas se dirigieron al “cabrón”, sin apenas dudar que no podía ser otra persona que él.

A todos les pareció que el epíteto, fiel y acertado, se quedaba corto, como si le faltase una extensión que adornara a base de adjetivos sinonímicos el efecto que realmente servía para definir su esencia personal. Porque apenas si lo cumplía. Escasamente alcanzaba para esbozar la verdadera animadversión que provocaba. Por todo y por nada. Esa era la única virtud que le reconocían.

sábado, 13 de octubre de 2018

L’Avi de Sebastià

Ilustración: The Man behind the mist Susón Aguilera

Un hilo negro y compacto ascendía desde un punto indeterminado entrecortando el horizonte. Un rallón al carboncillo, mal dibujado, sobre la tela virginal que era el cielo cristalino de la Badia dels Alfacs.

Casi la mitad de las escasas tres mil almas que habitaban San Carlos de la Rápita se asomaban, expectantes e incrédulas, al balcón natural de La Glorieta. Los más osados, unos cuantos cientos, se acercaron hasta las Coves de Pipi, que se abrían majestuosas a toda la bahía. Las obras de acondicionamiento del muelle y la instalación de la vía para el paso del tren que llevaba la piedra hasta el muelle, hacía que el acceso a las playas fuera peligroso.

El joven Sebastià se encontraba entre este grupo de osados, al lado de l’Avi, en primera fila. Un resorte interior adquirido, el que da el conocimiento profundo de las verdades antiguas, le impulsó a observarlo de reojo.


domingo, 7 de octubre de 2018

El Programa LSD

Ilustración: Beyond Susón Aguilera


En algunas profesiones podría tener sentido sustituir a todos los humanos por robots, pero este no es en absoluto nuestro objetivo, queremos combinar a los humanos con la inteligencia artificial, aunque sepamos lo artificial que es la inteligencia humana.
¿Cómo?
Llevamos tiempo implementando nuestro programa LSD, y podemos asegurarles que los logros de la cognición extendida son sorprendentes. Nos hemos especializado en detectar las pautas comportamentales que de forma colectiva van más allá del individuo, generando respuestas automáticas en los equipos altamente entrenados. Personas que no son conscientes de las habilidades adicionales de las que las dotamos, y que ejecutan actividades de forma incluso más precisa que la mayoría de las máquinas.
¿Cómo?

lunes, 23 de abril de 2018

Apocalipsis zombi

Ilustración: Miguel. B. Núñez

Un enjambre compuesto por elementos resilientes a toda actuación y grotescamente caníbales se estaba apoderando de todo lo que habíamos sido capaces de construir. Una turba cegada por la proximidad de la fuente alimentaria hacía imposible pensar en algo más que el día a día. Una multitud que amenazaba ruina y devastación se imponía rauda a lo que construimos para protegernos. Un tropel de miedo y desesperación que indicaba la proximidad de la hecatombe nos hacía temer lo peor de lo peor. La legión de muerte marcaba su paso dejando una sombra negra de miseria liderada por la santa compaña. Las hordas avanzaban sin control y no teníamos dónde escondernos.

sábado, 7 de abril de 2018

T5/E3 Gato por liebre

Ilustración: New Season Aguilera

1. INT. UNIVERSIDAD AULA MAGNA-DÍA 

La Aula Magna de la Universidad está repleta. Hay personas de pie en los laterales y sentadas en los pasillos. Algunos bancos están compartidos. La expectación es máxima. Un murmullo de fondo incesante apenas si deja oír una suave música que ameniza la espera. Al fondo, proyectado sobre la pared trasera del paraninfo el logotipo del Congreso, una merluza que se muerde la cola. La presentadora, que es la PRESIDENTA (45) se acerca al atril acompañada del TENIENTE FARO (56), vestido de calle, sólo lleva unas cuartillas en la mano que mueve nerviosas. Chirría estrepitosamente el micrófono y se hace un silencio sepulcral. Para la música.